La incomprendida espeleología

A un año de la exploración en las tierras frías de Villa Las Rosas, regresamos a estas tierras de abundantes cuevas, emprendimos el camino a primeras horas de la mañana y así aprovechar el día. Llegamos a planear la ruta algo que nos quedó claro en esta exploración fue que no debes dar nada por hecho y tener un plan “B”. Nos dirigimos en primera estancia la colonia de Canjob donde la respuesta de los pobladores hacia la exploración en sus tierras no fue positiva, muchos de ellos con ideas algo cerradas de “robar o extraer” algo de las cuevas que les perjudique. Decidimos pedir un espacio para el campamento en la colonia La Fortuna a escasos metros siendo vecinos, nos dieron una respuesta inicial de interés; y se tuvo un día excelente de exploración y buenas cuevas, ya teniendo esperanzas de regresar al siguiente día a topografiarlas. Pero como las noticias no tardaron en llenar de presuntas verdades a muchos pobladores, decidieron que era mejor que nos retiráramos del lugar, respetando su decisión decidimos regresar a Villa Las Rosas y reorganizar la logística ya que aún faltan muchos días de exploración y nuevas cuevas nos aguardan.

Una exploración llena de negativas, de puertas y mentes cerradas es algo nos deja tristes al grupo, que esperaba una respuesta positiva a nuestro acercamiento sincero con los pobladores. Aun así no los culpamos y entendemos su reacción en parte originada por los complejos fenómenos sociales que se han dado y se están dando en el país, pero tampoco estamos de acuerdo en que deben cerrarse completamente y adoptar la postura que ocupan sin darnos el beneficio de la duda. Al final lo que buscamos es compartir con ellos el conocimiento generado en su mismo territorio y nuestros “tesoros” son solamente las experiencias, lugares y momentos vividos en las cuevas y los nuevos amigos conocidos. Algo que es para muchos es muy muy difícil de entender.

Entre tanta turbulencia estamos contentos de encontrar personas sinceras y amables quienes nos han escuchado con mentes y corazones más abiertos, quienes además de su confianza nos han permitido su amistad. Nuevamente estamos listos para partir en busca nuevas indicaciones de cuevas “grandes” y “profundas” en las que “no se escucha el fondo cuando se tira una piedra”. Veremos…esta expedición apenas comienza.



0 vistas

© 2018 Grupo Espeleológico Jaguar A. C.